Saltar al contenido

Ozonizador de aire contraindicaciones

El uso de ozonizadores de aire se ha popularizado en los últimos tiempos, siendo uno de los productos de limpieza más vendidos en muchos portales web, dadas todas las ventajas y beneficios que ofrecen. Sin embargo, existen algunos casos en los que su uso no está recomendado, aunque poco se habla de ello.

Y es que existen algunas contraindicaciones del uso de ozonizadores de aire pues se trata de equipos delicados que requieren de un uso correcto para funcionar de manera adecuada y esto implica respetar todas las indicaciones del fabricante.

Funcionamiento de los ozonizadores de aire

Los ozonizadores de aire funcionan pulverizando ozono al aire, este gas cuenta con moléculas de oxigeno que se activan en presencia del oxígeno que hay en el ambiente para crear un proceso de oxidación mediante el cual se destruyen los microorganismos presentes.

Esto ayuda a que las paredes de las células de estos patógenos sean desintegrada, exponiendo así el núcleo, causando su muerte de manera inmediata. Esto se traduce en la eliminación de virus, hongos y bacterias que pueden estar presentes en el aire, ayudando a conseguir espacios sanitizados.

Contraindicaciones de los ozonizadores de aire

A pesar de todos los aspectos positivos de los que se habla del uso de ozono para la desinfección de los espacios, hay algunas contraindicaciones que se deben tener en cuenta, pues no todo es tan bueno, después de todo. Considera la siguiente información:

  • No se recomienda el uso de ozonizadores de aire en sitios en los que se encuentran plantas cerca, pues el ozono puede llegar a matarlas, ya que incide directamente sobre las células de la planta.
  • Es importante que el uso de estos equipos no se realice en lugares en los que se encuentran mascotas; si bien no pone en peligro la vida de los animales, la exposición al ozono puede llegar a ser perjudicial para su salud.
  • No se debe usar de manera continua e indiscriminada. Simplemente se debe usar para limpiar de manera periódica los espacios.
  • Se debe tener mucho cuidado de no exponerlo a altas temperaturas pues se trata de un gas inestable que en presencia de algunos elementos, puede llegar a causar explosiones.
  • No se debe utilizar cerca de personas con problemas respiratorios, pues podría agravar los síntomas.
  • Es importante que no se utilicen los ozonizadores de aire cerca de niños o personas que hacen actividades físicas fuertes, bien sea ejercicios o trabajos demandantes a nivel físico pues su ritmo respiratorio es mucho más elevado y se pueden sentir mal.
  • No se recomienda su uso en lugares donde estén personas que muestran evidencia de alergias o sensibilidad al ozono.

Como puedes ver, hay mucho más en juego que lo que se expone en muchos lugares acerca de los ozonizadores de aire, pues son equipos que deben ser utilizados bajo un estricto cuidado, tomando en cuenta todas las precauciones debidas y evitando así, su uso en las situaciones y casos en los que se encuentra contraindicado para evitar posibles problemas de salud.

Ozonizador de aire peligroso

Los ozonizadores de aire se han convertido en equipos ampliamente utilizados, tanto a  nivel industrial como doméstico, pues mucho se habla de los beneficios que ofrece y la capacidad de desinfección profunda de todos los espacios.

Pero poco se comenta del lado negativo del uso de este gas para la sanitización, pues si bien resulta ser altamente efectivo para la eliminación de microorganismos, a la par afecta la salud de las personas, dependiendo de la cantidad de ozono que inhalen y por cuanto tiempo.

El lado negativo del ozono

La exposición al ozono puede llegar a tener consecuencias para la salud y ser muy peligroso, claro está, esto depende de la cantidad de gas a la cual sea expuesta la persona y la cantidad de tiempo que lo hagas. Puede ir desde pequeñas molestias hasta malestares significativos.

Uno de los primeros síntomas de afectación por ozono es una tos seca constante, que además puede ir acompañada de irritación en las mucosas, como nariz, garganta e incluso en los ojos, además de dolores de cabeza que pueden ser muy fuertes.

Para las personas con afecciones pulmonares de base, el panorama es mucho más sombrío, pues el ozono, deteriora con gran rapidez la función de los pulmones, acelerando el envejecimiento de las células de estos órganos, e incluso, puede llegar a producir ataques de asma. Se sabe también de casos en los que se han presentado alteraciones del sistema inmunológico.

Además de todo esto, puede resultar ser peligroso, pues el ozono puede llegar a causar explosiones al ser un gas inestable, si no se le maneja con las precauciones debidas, siguiendo las instrucciones del fabricante que pueden variar dependiendo de la marca.

En laboratorios se llevaron a cabo pruebas para evaluar el comportamiento al entrar en contacto con otros químicos que pueden estar presentes en los espacios como por ejemplo, en el material de fabricación de un mueble o alfombra nuevos, dando como consecuencia reacciones químicas de alta peligrosidad para la salud de las personas y de animales.

¿Quiénes están en riesgo?

Al hablar del lado peligroso del uso de los ozonizadores de aire, es importante destacar el hecho de que a muchas personas esto no les afecta, sin embargo, hay ciertas poblaciones en mayor riesgo de verse afectadas de manera negativa por el uso de este gas.

Comenzando por las personas que tienen alergias al ozono o que son sensibles al mismo. Es común que comiencen a presentar molestias en las mucosas, en los ojos y tos, al estar expuestos al gas. Los niños tienden a ser mucho más sensibles que los adultos.

Por su parte, la población adulta más propensa a afectarse de manera negativa es aquella que realiza actividades que expanden su capacidad pulmonar, como practicantes de deportes e incluso personas cuyos trabajos implican esfuerzos físicos considerables. 

Aquellos pacientes que cuentan con patologías relacionadas a las vías respiratorias, pueden llegar a ver exacerbados sus síntomas, llegando incluso a presentar ataques de asma o dificultades para respirar de manera regular.